Ficha bibliográfica de la novela En la ardiente oscuridad, de Antonio Buero Vallejo

En la ardiente oscuridad, de Antonio Buero Vallejo

La primera obra de Buero Vallejo, En la ardiente oscuridad es toda una señora opera prima. Estructurada en los tres actos tradicionales, presenta los sucesos de un grupo de estudiantes ciegos en un instituto que se ha convertido en una burbuja que los mantiene al margen del mundo de los “videntes”, como catalogan a los que pueden ver.

Ignacio, héroe trágico de esta tragedia, irrumpe con la fuerza arrolladora de quien es consciente de la realidad y poco a poco va calando en las conciencias de sus compañeros, especialmente de Carlos, su antagonista y estudiante modelo del centro, fundado por don Pablo, una especie de generalísimo.

Las acotaciones dan cuenta de varios de los aciertos de la obra. En primer lugar, describen la escenografía que va tornándose más sombría en cada acto y que recalca la ceguera de los personajes, incluso de doña Pepita, única “vidente” en el instituto. Por otro lado, las acotaciones también indican el cambio de actitud en los estudiantes que incluye la incapacidad de tan siquiera sentirse en las habitaciones, habilidad que poseían antes de la llegada de Ignacio. Por último, muestran el cambio físico en Carlos que de chico formal pasa a tener un aspecto más desaliñado al estilo de Ignacio lo que le recuerda visualmente al espectador la influencia de este último incluso entre sus detractores.

Sin embargo, el mayor acierto radica en sus posibles lecturas. Dado que se trata de un texto producido bajo censura (el periodo de Posguerra española del siglo XX), la plurisignificación es una de sus constantes. En la superficie, trata de cómo un elemento subversivo penetra en un medioambiente ideal, sin embargo, con una lectura más profunda se descubre una voz disidente que señala los males que aquejan a esa sociedad aparentemente perfecta. Se podría interpretar, entonces, como un señalamiento a la ceguera en la que vivía la sociedad española de la época, que se negaba a reconocer las faltas del franquismo.

De otra parte, la obra posee una universalidad innegable. Si se le cambia el contexto al Puerto Rico de los últimos 100 años –particularmente del ’52 en adelante–, sería tan pertinente como en el momento de su estreno en la España de 1950. El puertorriqueño común vive en un mundo de fantasía y quien pretenda señalarlo sufre el ostracismo social y el mote de comunista o subversivo o la eliminación física, como le ocurrió al Ignacio de la obra. Casos se han dado.

En la edición que manejo aparece una introducción de Mariano de Paco que no cae en lo monótono y un apéndice dividido en una cronología, una documentación complementaria y un taller de lectura que me parecieron útiles para quien quiera analizar la obra por su cuenta, pero que no se trata de material estrictamente necesario para disfrutarla.

En la ardiente oscuridad es un drama cuya lectura es hoy tan pertinente como hace casi 64 años y que además es capaz de suscitar una identificación en el lector o espectador activo y dispuesto a reconocer que vive una ceguera metafórica que no le ha permitido darse cuenta de la sociedad ilusoria que habita.

2013 Reading Challenge Logo

Deja un comentario