Ficha bibliográfica de la novela El niño que enloqueció de amor, de Eduardo Barrios

El niño que enloqueció de amor, de Eduardo Barrios

Esta novela corta es un ejemplo del tipo de literatura obligatoria en la escuela, pero de la que no se saca nada hasta más tarde en la vida. Por medio de los apuntes en un diario de un niño o preadolescente, no sabemos, somos testigos del enamoramiento de su redactor con Angélica de la que tampoco sabemos mucho, pero que suponemos que es una joven en edad casadera.

Como todo se ve a través de la escritura de un solo narrador, la novela se caracteriza por la ausencia total de descripciones de espacios y personajes y por la falta de profundidad en estos últimos. Sin embargo, el lector activo y atento podrá entresacar lo más interesante del texto que radica no en lo que dice, sino en lo que no se dice, como la propia historia de amor de la madre.

En la edición que manejo, a la novela corta le siguen unos “Elogios sentimentales…” de varios poetas que, en mi opinión, son prescindibles en su totalidad. Luego aparecen dos cuentos. El primero, “¡Pobre feo!”, cuenta una historia por medio de cartas de dos remitentes de distintas edades. Acá también debemos adoptar una actitud activa porque buena parte de la trama está sobreentendida. El segundo, “Papá y mamá”, es un desgarrador relato en el que se descubre la relación de un matrimonio a través del juego al papá y a la mamá por parte de los hijos.

Supongo que la razón por la que la novela es lectura obligada en la escuela es porque se trata de la historia de un enamoramiento bastante prosaico por parte de un adolescente, que podría servir como propaganda en contra del amor entre adolescentes (podría llevarlos a la locura), a favor del amor incondicional de padres y abuelos (la abuela no quería al narrador lo cual abona a su locura) y en contra de las madres solteras (un niño sin padre puede terminar loco). Aun si tomamos en cuenta el que la madre era viuda, se podría interpretar que su deber era volverse a casar para proveerles a sus hijos una figura paterna apropiada, no una diferida como ocurre en este caso, porque todos sabemos que un padre es más importante que una madre (yeah right!).

A pesar de las posibles interpretaciones moralistas, El niño que enloqueció de amor resiste otras lecturas, que son posibles solo con la edad, y podría ser un ejercicio interesante para quien quiera desarrollar las destrezas de la lectura activa.

2013 Reading Challenge Logo

Deja un comentario