Día de las madres sin mi madre

Mami Sol en el día de las madres sin mi madreEste no es el primer día de las madres sin mi madre, pero es el primero en el que no iré a ningún lado.

Es muy triste pasar este día sin la madre. A veces me da con pensar a dónde hubiéramos ido a comer; en cuál casa nos hubiéramos reunido o qué hubiéramos hecho. Sé que no gano nada con esto, sin embargo, no puedo ni quiero evitar, por ahora, pensar en todas las posibilidades que ya no serán.

La extraño mucho. Pensé que con el tiempo lo haría menos y es cierto, pero no del todo. Ya no siento la compulsión de llamarla para contarle algo, pero no he podido borrar su número de mis contactos. Ahora que estoy compartiendo el proceso de publicar mi primer libro, no puedo evitar pensar en que ella no lo leerá. Estoy pasando por un momento de salud intenso y solo pienso en todo lo que me hubiera apoyado.

Todavía sueño con ella. Lo más reciente es que había acabado la universidad, conseguí trabajo en Australia y a allá nos fuimos todas: mi mamá, mis hermanas adolescentes y yo. Estábamos montando la casa que alquilamos y las adolescentes se quejaban de que el inglés que habían aprendido en Puerto Rico no les servía en la escuela australiana.

Cuando sueño con ella son situaciones cotidianas, lo que no puedo compartir con ella ahora. Por eso decidí no visitar a nadie el día de hoy. Me toca pasar un día de las madres sin mi madre, acompañada solo de su recuerdo.

Un pensamiento en “Día de las madres sin mi madre

Deja un comentario