Coquito, segundo intento

Coquito segundo intento.

Mi tía, la propietaria del Atelier Dolores y la creadora de las mejores habichuelas del mundo, también prepara coquito. ¿Adivinen? El mejor del mundo. Y como supongo que el talento en la cocina se hereda, espero que algún día se diga lo mismo de mí: “Mi tía, la bloguera de Elucubrando, prepara el/la mejor [inserte platillo favorito] del mundo”.

El camino hacia esa excelencia culinaria no se me ha hecho tan fácil porque el ADN no funciona como debería. Reconozco que hay platos que me quedan bien, especialmente si contienen mucha azúcar, pero mis habichuelas son un desastre. Así que pensé que tendría mejor suerte con el coquito.

Esta es la bebida navideña típica de Puerto Rico. En la Internet se encuentran dos versiones: el ponche, un egg nog extremadamente mejorado y que es a base de huevo, y el coquito per se. No confundamos una cosa con otra. Si tiene huevo, es ponche; si no, es coquito.

Las Navidades del 2011 fueron la ocasión del primer intento. No quedó tan mal, pero no se acercaba en lo más mínimo al de mi tía. En las del 2012, no lo volví a intentar por las circunstancias por las que pasé en esa época. Como técnicamente no había terminado la temporada navideña del 2013, me propuse volverlo a intentar.

El resultado no quedó tan mal, aunque todavía no estoy lista para un paso a paso. Quedó altísimo en azúcar y algo alcohólico, pero es cuestión de ajustar la receta. Ya la mejoraré para las Navidades de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *