Cena de fin de curso

El pasado miércoles me di cuenta de que aún no he completado mis aventuras culinarias. Debido a mi mal manejo de los números hubiera jurado que al comenzar este proyecto poseía quince libros de cocina a los que les sumé dos durante el proceso. El total debía ser diecisiete. Entonces, ¿por qué no termino las aventuras con esta que es la decimoséptima? Mejor continúo…

Mediterranean
Mediterranean

Como para ese día se acababan las clases del curso de verano que impartí (el primer verano que trabajo en varios años), decidí preparar una opípara cena. Saqué las recetas del libro Cookshelf: Mediterranean, de Anne White (Bath: Parragon, 2001) y debo decir que este libro nunca me ha defraudado. Por eso, lo dejé como uno de los últimos.

Ensalada griega

El aperitivo consistió en una ensalada griega. Es muy fácil de hacer y tan rica que estoy segura de que repetiré la confección en algún momento.

Para la cena de fin de curso: Ensalada griega
Ensalada griega

En esta ocasión, sustituí las aceitunas Kalamata por botijas. No porque las peruanas sepan mejores, sino porque eran las que tenía disponible y para esta cena traté de economizar en todo lo que pudiera.

De todos modos, la ensalada estaba riquísima y me recordó mucho la tabuli de los restaurantes árabes. Por lo tanto, me alegré de haber hecho la receta completa, así sobró suficiente para varios días.

Cebollitas glaseadas

Solo preparé la mitad de la receta con cebollas perla. Nunca había probado nada igual y como aperitivo o mestura no tienen precio.

Para la cena de fin de curso: Cebollitas glaseadas
Cebollitas glaseadas

Se trata de otra receta muy fácil de hacer, solo que me pareció que con la ensalada hubiera sido suficiente.

Cuscús con pollo a lo marroquí y sangría

Esta receta, de la que también hice solo la mitad, fue el motivo alrededor del cuál confeccioné toda la cena. Cuando leí la receta, recordé comidas similares que he probado en Túnez. No me quedó exactamente igual, pero bastante cerca en cuanto a sabor, aunque de todos modos rica.

Cometí el error de comprar presas de pollo deshuesadas y sin piel porque olvidé incluir la especificación de lo contrario cuando redacté la lista de compra. No obstante, no creo que haya afectado el sabor de la receta. Sí me parece que padeció porque en vez de jengibre fresco, lo utilicé en polvo. Pero ya saben, estoy en las de ahorrar.

Para la cena de fin de curso: Cuscús con pollo a lo marroquí y sangría
Cuscús con pollo a lo marroquí y sangría

Olvidé tomar una foto de la sangría sola. Era la primera vez que preparaba una y debo confesar que no quedó muy buena. Era bebible, pero no espectacular como el resto de la cena.

Crema catalana de china

Como postre preparé una receta de crema catalana con china que no sabía a crema catalana ni era precisamente cremosa, pero se dejaba comer.

Para la cena de fin de curso: Crema catalana de china
Crema catalana de china

Interpreté mal la receta y no pudimos comerla el día que la preparé. Tuvimos que esperar al jueves, pero como sobró tanta comida no hubo ningún problema con eso. Estaba muy buena, pero era casi líquida. Se debió a que tuve problemas con la maicena y me di cuenta tarde de que no había echado la suficiente. Aún debo trabajar con el caramelizado, pero casi, casi lo logro.

Cocinar toda esta comida me tomó varias horas y un corte en un dedo. Comerla, sin embargo, duró unos minutos, pero qué minutos gloriosos. Y lo mejor fue que pudimos repetir al día siguiente. Así me gustan las celebraciones, extendidas. Celebremos todos juntos que estoy llegando al fin de la aventuras culinarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *