Archivo de la categoría: Biblioteca

Sobre los libros en mi biblioteca personal (antigua “Biblioteca de Amaranta”).

Suero de leche envasado.

¿Qué hacer con el suero de leche? Quinta idea: Sustituto de la leche

La última alternativa que presento para utilizar el suero que sobra después de preparar el yogur griego es usarlo como sustituto de la leche. Por esa razón, no presentaré una receta como tal.

Cuando digo que se use el suero de leche como sustituto de leche, no me refiero a que se haga indiscriminadamente, es decir, donde quiera que una receta diga “usar leche”, se sustituye por el suero. No siempre funciona o, por lo menos, sabe bien. No obstante, en repostería es muy útil.

Mi experiencia en ese campo ha sido principalmente con panes, bizcochos y muffins. La ventaja que ofrece es que, contrario a la batida o a la limonada probiótica, donde queda un sabor amargo, en repostería mezcla bien con el resto de los ingredientes.

Algunos ejemplos son:

De los últimos dos presentaré las recetas en futuras entradas. Otras opciones encontradas en la red son las siguientes (se debe recordar que en español suero de leche corresponde tanto a “whey” como a “buttermilk” en inglés y que son dos productos diferentes. En todo momento, me refiero al primero):

Como se puede ver, el suero de leche puede convertirse en un producto muy versátil en panadería y repostería y para otros menesteres en la cocina.

Ficha de A Brief History of Time

A Brief History of Time, de Stephen Hawking

Según el reto de lectura mensual en el que me metí, en enero se supone que haya leído un libro de un género nuevo para mí. Pero como creo haber leído algo de todos los géneros y me propuse que para este reto me circunscribiría a libros que ya tengo en la casa, cambié el tema a un libro de un género que no acostumbro a leer. Entra en escena: A Brief History of Time, de Stephen Hawking.

No se trata del primer libro dedicado a la física al que me enfrento. Creo que es el segundo. No acostumbro a leer libros científicos, aun cuando Wu Siumán es físico. Por eso pensé que sería el libro idóneo para comenzar este reto.

Entrada al laboratorio del científico loco

Wu Siumán es científico, así se establece en la puerta de entrada a su laboratorio

A Brief History of Time consta de once capítulos y tres apéndices, además del reconocimiento, un glosario, el índice y la introducción a cargo de Carl Sagan. No es un libro dirigido a especialistas. El propio Hawking lo establece al justificar la sencillez del mismo y la falta de fórmulas (excepto la inevitable E = mc2), debido a que está enfocado en el público general.

El acercamiento al estudio de la astrofísica (universo, tiempo-espacio) es histórico por lo que todas las explicaciones se presentan según la cronología de los descubrimientos. La redacción es fácil de seguir aun cuando la dificultad aumenta. Llama la atención cómo el conocimiento del universo (origen, comportamiento y composición) ha cambiado a lo largo de los siglos, aunque en el siglo XX el adelanto fue monumental. Los especialistas conocen hoy día más que la ciudadanía de a pie. Tiene que ser así, porque la velocidad en la que se producen los descubrimientos es tal que solo unos pocos en el planeta logran mantenerse al día. No se debe perder de perspectiva que el libro se publicó a finales de la década de los 80. Han pasado 28 años desde entonces. Asusta imaginar qué ha descubierto la astrofísica en este tiempo.

Como dato curioso, Hawking transmite una personalidad relajada, propensa al buen humor, pero no al chiste fácil. No sé cuánto corresponda a la realidad.

En A Brief History of Time se presenta de manera sencilla la evolución del estudio del universo para que cualquier lector puedan entender sin mayores dificultades, pese la cantidad de información y del uso de un vocabulario especializado, forzoso en este tipo de texto, aun cuando esté dirigido a todo tipo de lector.

Para febrero, se supone que el libro sea de un autor de mi zona. Sin embargo, me pareció más interesante cambiar el tema un tanto: un libro que trate del lugar donde nací. Sabrán el título cuando lo reseñe.

Logo del reto de lectura de 2017

El 2016 en libros

Siempre me quejo de que leo poco. Me parece que para alguien que enseña literatura debería leer más. Por eso me llaman la atención los retos de lectura. Me han permitido contabilizar cuántos libros leo y de qué tipo. A partir de los resultados de los cuatro años anteriores, me propuse que para el 2016 leería 60 libros. No me fue tan mal. El 2016 en libros se resume en sesenta y cinco.

Collage de los libros leídos en 2016

Los libros del 2016

Los datos, la parte aburrida, son los siguientes:

  • 38 libros electrónicos, 26 en papel y 1 blog.
  • 17 libros de autores puertorriqueños.
  • 35 libros en español, 25 en inglés y cinco traducciones.
  • El género literario más leído fue la novela, seguido del teatro, luego el cuento y, por último, el ensayo.
  • 8,846 páginas leídas, que no incluyen la mayoría, que correspondería a los libros electrónicos.
  • El libro más extenso fue el Decamerón, versión impresa, y el más corto, The Girl Who Sang Rose Madder (uno de mis favoritos), versión electrónica.
  • El libro puertorriqueño más extenso fue Sandino: La última “Guerra Bananera”: La Guerra Constitucionalista 1926-1927 (Vol. I), que si juntamos el segundo volumen sumarían 772 páginas, y el más corto, El español de Puerto Rico: Historia y presente, cuya autora era española, pero el tema no es más boricua porque no es posible.

Este año, dediqué mucho tiempo a leer ciencia ficción y los clásicos, sobre todo, de la literatura española. También descubrí literatura de excelencia junto a unos textos terribles, que me han hecho reconsiderar la pertinencia de publicar mi libro. No leí durante buena parte de septiembre, nada en el mes de octubre y casi un mes, repartido entre noviembre y diciembre. No obstante, la mayoría de las lecturas se llevaron a cabo durante la segunda mitad del año.

Collage de los libros del tarro leídos en 2016

Los libros que corresponden al reto del tarro

La totalidad de los libros que salieron del tarro nos es patética porque el primer año solo leí uno. Esta vez número fue cinco, porque el sexto apenas lo he comenzado. De hecho, al concluir el año me restaban dos libros por terminar: Feminisms, del que me falta leer 1057 páginas de 1207, y Amadís de Gaula, de que ya comencé el tercer libro, así que superé la marca del 50 %.

Reto de lectura mensual (espero personalizarlo)

Reto de lectura mensual

¿Qué espero para el próximo año? Reincidiré en la meta de los 60 libros, continuaré con el reto del tarro y añadiré un reto de lectura mensual personalizado. Queda claro que no me gusta complicarme la vida.

Logo del reto de lectura de 2016

Ficha de la reseña de Ensayos: Libro I, de Michel de Montaigne.

Ensayos: Libro I, de Michel de Montaigne

manuscrito de Essais

Página de prueba del ensayo “Sobre la amistad” de la segunda edición de Essais con correcciones manuscritas del propio Montaigne

La verdad es que hablar de Ensayos: Libro I, de Montaigne, puede parecer redundante. No se trata de un libro poco conocido, aunque tengo la impresión de que no es tan leído como debiera.

Publicado originalmente en 1580, el Libro I consta de 57 ensayos sobre temas variados, que se presentan desde el punto de vista particular de Montaigne. Ese fue el detalle que más me llamó la atención. La voz del autor es fuerte y sus opiniones, sustentadas con los clásicos (no es una obra renacentista en vano), lo que demuestra que se trata de un autor leído, aunque tantas citas en griego y latín pueden caer pesadas.

© 2009 Henry Salomé

La torre donde Michel de Montaigne escribió sus ensayos en Dordogne, Francia. Fotografía de Henry Salomé.

A su vez el tono es muy intimista, lo que me llevó a considerar a Montaigne el primer bloguero. Ya sé que en el siglo XVI no se habían inventado ni la computadora, ni el ciberespacio, ni la web, pero los textos de Montaigne tienen el mismo dejo de los primeros blogs, los personales, no necesariamente los dedicados o los comerciales.

Lo que quiero decir es que sin modernidad no hubiera ocurrido y sin Montaigne y su acercamiento a los temas, estemos de acuerdo con él o no, de seguro no tendríamos los blogueros de hoy día y yo no escribiría aquí.

Logo del reto de lectura de 2016

Ficha de la reseña de The Girl Who Sang Rose Madder, de Elizabeth Bear.

The Girl Who Sang Rose Madder, de Elizabeth Bear

La primera novela sobre zombis que leí fue The Scourge, de Roberto Calas, y desde entonces le tengo mucho respeto al subgénero. Soy consciente de que se trata de un tema que, en manos de un mal escritor, podría resultar absurdo o hasta risible. Elizabeth Bear, autora de The Girl Who Sang Rose Madder, se acerca al tema de tal forma que la gran revelación llega sin que el lector se dé cuenta.

Emma Case, cantante de rock retirada, viuda de un cantante suicida, y paciente de cáncer, visita en el camerino antes de un concierto a su hermana Ange y su esposo Graham, otro viejo cantante de rock que se niega a morir. Lo que parece una visita casual y la oportunidad de pisar el escenario otra vez, se convierte en una especie de preludio a una despedida, pero también a una esperanza inimaginable.

En una segunda visita durante un concierto en otra ciudad, Em acepta subirse al escenario, la despedida del público, y descubre la verdad de la aparente longevidad de sus familiares. Le toca a ella decidir si vive para siempre o se somete a tratamientos que no le salvarán la vida.

El tema de escoger entre la vida y la muerte no es nuevo, pero Bear lo trabaja muy bien en este cuento cuya redacción es cuidada, con los detalles conscientemente distribuidos para que no haya efecto de sorpresa final, lo que no impide que la conclusión sea satisfactoria para el lector. Incluso ese detalle está prefigurado desde el título.

The Girl Who Sang Rose Madder se puede leer en la página electrónica de la editorial.

Logo del reto de lectura de 2016