Archivo de la categoría: Biblioteca

Sobre los libros en mi biblioteca personal (antigua “Biblioteca de Amaranta”).

Ficha de La Perricholi, de Luis Alberto Sánchez

La Perricholi, de Luis Alberto Sánchez

A pesar de lo tumultuosa que ha estado mi realidad en los últimos tiempos, he continuado con el reto de lectura mensual. No había podido publicar la reseña del libro La Perricholi el primer sábado del mes, como le correspondía, porque estimé necesario publicar una entrada con otro tema.

Aquí va la reseña del libro de marzo: El texto de Luis Alberto Sánchez es la historia novelada de Micaela Villegas y Hurtado de Mendoza, mejor conocida como la Perricholi, cuya vida transcurrió en el periodo pre movimiento de independencia del Perú.

Retrato de Micaela Villegas, la Perricholi

Supuesto retrato de la Perricholi

El libro consta de 14 capítulos, divididos en cuatro partes, que comienzan con el acontecer en Lima, años antes del nacimiento de Mica, como la llamaban sus allegados, hasta su muerte.

Originalmente, el libro se publicó en 1936. Quizás por eso no es tan profuso en ciertos detalles escabrosos, por lo que la figura de la Perricholi oscila entre una joven alocada a una desvergonzada meretriz. Sánchez, sin embargo, no se decanta por ninguna de las dos.

Hay realidades históricas que no se pueden negar: la chica era precoz, fue una actriz talentosa, fue amante del virrey Amat, tuvo un hijo fuera del matrimonio con él, era impulsiva y caprichosa. Para los limeños de la época su sola existencia era un escándalo. Pero a veces la narración parecía presentar a una mujer inofensiva. Nunca me quedó del todo claro quién era ella.

El hecho de que se trate de una historia novelada supone que el autor se documentó, pero también añadió parlamentos de su propia invención. Y he aquí uno de los problemas del libro: no es historia, tampoco una novela y a la larga es pesado de leer.

Para abril, corresponde un libro de un ganador del premio Nobel. Demás está decir que se tratará de un Nobel en Literatura. Con todo lo que está pasando no me echaré al cuerpo un libro de Química, Física o Economía.

Logo del reto de lectura de 2017

Ficha de Amadís

Amadís de Gaula, de Garci Rodríguez de Montalvo

El Amadís de Gaula, de Garci Rodríguez de Montalvo, es el resultado de la refundición de un texto anterior, del siglo XIV. La novela de caballería, publicada en el siglo XV, consta de cuatro libros. Los primeros tres son los refundidos, el último es obra Rodríguez Montalvo.

Amadis de GaulaAmadis de Gaula por Garci Rodríguez de Montalvo

Mi clasificación: 4 de 5 estrellas

¿Cuándo sale la tetralogía?

 

Hay una razón por la que se le considera la obra maestra de las novelas de caballería. Se trata de un ejemplo español del ciclo artúrico, pero que se sostiene por sí mismo. Amadís es el caballero ideal; Oriana, la dama perfecta y entre uno y otro una cantidad apabullante de personajes secundarios.

Como se trata de un texto medieval, los arquetipos abundan por doquier. Los buenos siempre son buenos y los malos, rara vez cambian de opinión. La violencia es bastante explícita y el sexo bastante común. Ni a Amadís ni a ninguno de sus hermanos, Galaor y Florestán, se les podía dejar solos con una doncella.

Sin embargo, lo mejor de la novela no son los episodios ni las aventuras, que de por sí atrapan al lector, lo mejor es el narrador. Se trata de un ente consciente de su función. De este modo, adelanta y recuerda información, efectúa transiciones entre un episodio y otro, e indica episodios por venir o pasados a lo largo de los cuatro libros, sin contar con que anuncia la publicación de Las sergas de Esplandián, el quinto libro de la serie.

La novela es tan buena que pienso que se merece el tratamiento cinematográfico: Cuatro películas de tres horas cada una, dirigidas por Guillermo del Toro y con música de John Williams (se puede soñar, ¿no?).

Logo del reto de lectura de 2017

Architecture in Detail Chicago, por Thomas J. O’Gorman

Architecture in Detail: Chicago, de Thomas J. O’Gorman

Hace unos años me obsequiaron Architecture in Detail: Chicago, de Thomas J. O’Gorman, como una forma de conocer el lugar donde nací. Desde entonces apenas lo he ojeado, pero decidí que era hora de sentarme a leerlo para el reto mensual.

Chicago Board of Trade at Night | © Daniel Schwen

Quiero ir a Chicago tan solo para visitar el edificio de la Cámara de Comercio | Fotografía por Daniel Schwen

Architecture in Detail: Chicago es lo que se conoce en inglés como “coffee table book” o libro ilustrado, pero en formato pequeño. La idea no es sentarse a leerlo como tal, si no disfrutar de la información y las fotografías de manera aleatoria. Leer sobre uno de los veinte libros que se reseñan es divertido; más de dos, pesado.

Lo parte escrita por O’Gorman es interesante, sin embargo, me parece desconectada de las fotografías –muy hermosas, por cierto–. No todos los edificios presentan una imagen completa y, en más de una ocasión, se señala algún detalle curioso del que no hay ninguna foto.

Aun así, logró convencerme de visitar Chicago, una ciudad que no he visitado desde que cumplí el año. Por supuesto que visitar la familia y los lugares que quizás recorrí de bebé son aliciente demás, pero la idea de estar parada frente al edificio de la Cámara de Comercio de la ciudad se ha convertido en meta. Es Art Déco. Con eso basta.

Cook County Hospital | © Paul Goyette

Nací en este hospital, antes de que lo abandonaran | Fotografía por Paul Goyette

Para el que tenga la duda, sí, soy una de millones de boricuas que nació en la diáspora. No soy oriunda de Chicago; no me crie ahí. Tampoco me considero gringa. Pero, de vez en cuando, se me ocurre que debería visitar la ciudad, tan solo porque viví mi primer año allí.

El libro que me corresponde leer en marzo, debe tener nombre de mujer en el título y como no tengo intenciones de volver a leer María, de Jorge Isaac, encontré uno cuyo título es el apodo de un personajes histórico femenino y para mí es suficiente.

Logo del reto de lectura de 2017

Suero de leche envasado.

¿Qué hacer con el suero de leche? Quinta idea: Sustituto de la leche

La última alternativa que presento para utilizar el suero que sobra después de preparar el yogur griego es usarlo como sustituto de la leche. Por esa razón, no presentaré una receta como tal.

Cuando digo que se use el suero de leche como sustituto de leche, no me refiero a que se haga indiscriminadamente, es decir, donde quiera que una receta diga “usar leche”, se sustituye por el suero. No siempre funciona o, por lo menos, sabe bien. No obstante, en repostería es muy útil.

Mi experiencia en ese campo ha sido principalmente con panes, bizcochos y muffins. La ventaja que ofrece es que, contrario a la batida o a la limonada probiótica, donde queda un sabor amargo, en repostería mezcla bien con el resto de los ingredientes.

Algunos ejemplos son:

De los últimos dos presentaré las recetas en futuras entradas. Otras opciones encontradas en la red son las siguientes (se debe recordar que en español suero de leche corresponde tanto a “whey” como a “buttermilk” en inglés y que son dos productos diferentes. En todo momento, me refiero al primero):

Como se puede ver, el suero de leche puede convertirse en un producto muy versátil en panadería y repostería y para otros menesteres en la cocina.

Ficha de A Brief History of Time

A Brief History of Time, de Stephen Hawking

Según el reto de lectura mensual en el que me metí, en enero se supone que haya leído un libro de un género nuevo para mí. Pero como creo haber leído algo de todos los géneros y me propuse que para este reto me circunscribiría a libros que ya tengo en la casa, cambié el tema a un libro de un género que no acostumbro a leer. Entra en escena: A Brief History of Time, de Stephen Hawking.

No se trata del primer libro dedicado a la física al que me enfrento. Creo que es el segundo. No acostumbro a leer libros científicos, aun cuando Wu Siumán es físico. Por eso pensé que sería el libro idóneo para comenzar este reto.

Entrada al laboratorio del científico loco

Wu Siumán es científico, así se establece en la puerta de entrada a su laboratorio

A Brief History of Time consta de once capítulos y tres apéndices, además del reconocimiento, un glosario, el índice y la introducción a cargo de Carl Sagan. No es un libro dirigido a especialistas. El propio Hawking lo establece al justificar la sencillez del mismo y la falta de fórmulas (excepto la inevitable E = mc2), debido a que está enfocado en el público general.

El acercamiento al estudio de la astrofísica (universo, tiempo-espacio) es histórico por lo que todas las explicaciones se presentan según la cronología de los descubrimientos. La redacción es fácil de seguir aun cuando la dificultad aumenta. Llama la atención cómo el conocimiento del universo (origen, comportamiento y composición) ha cambiado a lo largo de los siglos, aunque en el siglo XX el adelanto fue monumental. Los especialistas conocen hoy día más que la ciudadanía de a pie. Tiene que ser así, porque la velocidad en la que se producen los descubrimientos es tal que solo unos pocos en el planeta logran mantenerse al día. No se debe perder de perspectiva que el libro se publicó a finales de la década de los 80. Han pasado 28 años desde entonces. Asusta imaginar qué ha descubierto la astrofísica en este tiempo.

Como dato curioso, Hawking transmite una personalidad relajada, propensa al buen humor, pero no al chiste fácil. No sé cuánto corresponda a la realidad.

En A Brief History of Time se presenta de manera sencilla la evolución del estudio del universo para que cualquier lector puedan entender sin mayores dificultades, pese la cantidad de información y del uso de un vocabulario especializado, forzoso en este tipo de texto, aun cuando esté dirigido a todo tipo de lector.

Para febrero, se supone que el libro sea de un autor de mi zona. Sin embargo, me pareció más interesante cambiar el tema un tanto: un libro que trate del lugar donde nací. Sabrán el título cuando lo reseñe.

Logo del reto de lectura de 2017