Archivo de la categoría: Atelier

Sobre manualidades y artes de la aguja (Antiguo “Atelier de Amaranta”).

Baberos bordados en punto de cruz

Labores en punto de cruz

Me gusta bordar. No lo niego. Es una actividad que me relaja, pero a veces la vida se interpone entre la aguja, el hilo, la almohadilla y el bastidor y yo.

En este receso académico, que no laboral, he decidido retomar algunos proyectos de punto de cruz que tenía pendientes para que no todo sea trabajo, trabajo y trabajo –por cierto, debo ser la única persona en toda la Isla que no sabe qué son las vacaciones de Navidad–. Gracias a eso tengo tres labores para mostrar.

Mariposa azul en punto de cruz.Una vez enfrenté una situación difícil y no supe cómo reaccionar. Una persona me ayudó y al día de hoy no sabe cuán agradecida estoy ni se imagina que le he bordado una mariposa. Es una labor sencilla que forma parte del kit de Plaid-Bucilla cuyo título es difícil de imaginar: “Butterfly”.

Una de las labores: Un cuadro con una mariposa bordada.Por otro lado, tenía la intensión de bordarle a mi sobrino par de baberos. Había seleccionado el diseño y tenía los materiales para el primero, pero coincidió con la mudanza y entre una cosa y otra nunca lo empecé.

La letra b en punto de cruzEl diseño del primero sale del querido y nunca bien ponderado libro Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders (Des Moines, IA: Better Homes and Gardens, 1994). Se trata de la inicial de su nombre, lo que no es complicado, ¿verdad? Como llevaba tanto tiempo sin bordar, calculé mal la cantidad necesaria para uno de los colores y a la larga terminé usando tres parecidos, pero no idénticos.

Una de las labores: Un babero con la letra bArca con animales en punto de cruz.Algo por esa línea ocurrió con el segundo babero, cuyo diseño estaba seleccionado, pero los materiales no se habían recopilado. Antes de completarse, esta labor pasó por algunas vicisitudes que afectaron su desarrollo y, en última instancias, provocaron que lo bordado no se parezca mucho al original (en realidad, no se parece en nada, pero eso no es lo que estoy discutiendo aquí). No es la primera vez que bordo una labor de Noah’s Ark for Baby (Little Rock, AR: Leisure Arts, 1994), pero nunca recuerdo lo complicadas que son. Nunca. Así que esta tiene algunos errores minúsculos y uno que he descrito como mastodóntico. No obstante, creo que todos pasan desapercibidos no importa el tamaño.

Una de las labores: Un babero con arca de animales.Con esto cierro la sección del atelier de Elucubrando. Eso no significa que vaya a echar a un lado las artes de la aguja. Acabo de comenzar un dechado en punto de cruz, un proyecto más ambicioso que estos tres, y tan pronto el hoyo negro que hay en mi casa, escupa las agujas de tejer, regresaré al ganchillo. Pero, por lo pronto, no volveré a escribir sobre las labores que realice.

Proyecto "Blimbineando un vaso térmico".

Blimblín

Hacía algunos años que tenía un vaso térmico para decorar con el que no había hecho nada. Más recientemente había adquirido por error un papel escarchado para scrapbooking que nunca devolví a la tienda. Hace poco estaba navegando por la red cuando encontré varios tutoriales para añadir escarcha a un vaso térmico. Tardé casi 24 horas en que sucediera el momento eureka que juntara los tres eventos y se me ocurriera blimblinear mi vaso térmico.

Materiales para añadirle blimblín al vaso térmico.

Para el proyecto es necesario un vaso térmico especial para adornar con fotos, un papel escarchado de cualquier color –aunque el dorado es el que parece dominar en la red–, un lápiz y una tijera.

Proceso del proyecto "Blimbineando un vaso térmico".

Con el molde que incluye el vaso se traza la forma en el papel, se corta con la tijera, se coloca el papel dentro del vaso y se cierra. Listo. Mucho más fácil que con la escarcha, menos reguero y con la ventaja de que cuando se desee, se puede cambiar el papel a otro de diferente diseño.

Vaso térmico con blimblín.

Debo reconocer que beber en un vaso blimblineado no es igual que otro vaso cualquiera. Se siente como si casi fuera parte de los ricos y famosos, aunque lo que se beba sea una simple agua.

Guirnaldas de cartas de amor, segunda parte

Antes de continuar con realización de las guirnaldas de cartas de amor, repasemos lo que se ha hecho hasta ahora.

Recuento del trabajo anterior para las guirnaldas de cartas de amor.


Ahora sí la segunda parte del proceso:

Conexión de una carta y otra
6. Primero se hicieron dos hoyos con una aguja: uno arriba y el otro abajo. Con hilo de tejer se conectaron las cartas.
Así se ven en la parte de atrás
7. Hay que asegurarse de que la parte más larga del hilo quede en la parte de atrás de la carta para que se pueda leer sin problemas.
La terminación
8. Una vez se juntan las cartas que conformarán la guirnalda se anuda el hilo en ambos extremos para que no haya posibilidades de que se deslicen las cartas.
Cinta adhesiva para reforzar
9. Para reforzarlas, utilizamos cinta adhesiva cerca de ambos hoyos.
La decoración
10. Por último, se utilizan las guirnaldas para la decoración. Con unas plantas se tapó el receptáculo, se colocó el podio en el centro y la mesa ovalada se usó para colocar los obsequios.

La actividad quedó muy bien y hubo quienes leyeron algunas de las cartas en las guirnaldas.

La ceremonia de premiación
El proponente del certamen Axel Rubén Casillas Silva, de Habitando letras, se dirige al público

Las cartas ganadoras se han publicado en la página en Facebook del Departamento de Estudios Hispánico de la Universidad de Puerto Rico en Cayey.

Guirnaldas de cartas de amor, primera parte

Coordino el comité de actividades de mi trabajo y entre las actividades que hemos organizado está un certamen de cartas de amor. Ha sido tan exitoso que nos hemos puesto demasiado creativos. Hasta la artista gráfico ha hecho maravillas.

Cartel ceremonia de premiación del Certamen Cartas de Amor.
¡Gracias Wilma!

Es cierto que me estoy adelantando, pero parte de lo que hemos planeado ha sido unas guirnaldas de cartas de amor. A continuación, la primera parte del trabajo:

Materiales para preparar las guirnaldas.
1. Primero se recopilan aquellos materiales que podrían servir como una guillotina, tijeras, papeles de colores, hilo rojo del que sobra de proyectos anteriores y un libro con ejemplos de cartas de amor.
Ejemplos del libro
2. Luego, se escogen cartas del libro, algunas se escanean completas; de otras se toman fragmentos y se traducen.
Ejemplos de Internet.
3. También se puede recurrir a la Internet para localizar cartas de personajes famosos.
Cartas impresas para formar las guirnaldas.
4. Después, se imprimen las cartas y para darles un aire de autenticidad, se estrujan o se doblan en los dobleces que aparecen en las versiones escaneadas.
Comienza el trabajo de hacer las guiranldas.
5. Por último, por ahora, se comienza con el trabajo.

Como aún las guirnaldas no se han terminado, el resto del proceso se presentará más adelante.

Dechado de boda

El dechado de boda.
El dechado

Recientemente me he enfrascado en una de esas limpiezas de año nuevo en la que no he perdonado ningún rincón de la casa. Para mi sorpresa, me encontré con un maletín que no recordaba. Dentro había unos cuantos trabajos en punto de cruz que había olvidado o que estaba segura que había entregado a sus respectivos dueños. A esta categoría pertenece el dechado del que hablaré hoy.

Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders
Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders

Se trata del regalo que bordé para la boda de una amiga hace exactamente diez años. ¡Con razón juraba que lo había entregado! El patrón es una variante del que se sugiere en el libro Cross-Stitcher’s Big Book of Alphabets & Borders  que he usado anteriormente.

Versión del dechado de boda en el libro.
Versión del libro

Para la versión que bordé solo cambié la inicial que preside el diseño por los corazones, coloqué los nombres primero y traduje el mensaje. Por alguna razón de luz o de equipo, la del libro se ve más dorada que la que bordé. Sin embargo, utilicé los colores que se indicaba, por lo que no puedo explicar satisfactoriamente el porqué mi versión se ve más rosada.

Detalle del dechado de boda.
Detalle del dechado

Hace poco, entregué, por fin, el obsequio que hubiera jurado que ya había entregado para satisfacción de su dueña.