Archivo de la categoría: Artes de la aguja

Bordado, tejido y costura.

Tarea 1: Reunión de materiales

Para el “Coin Wrap to Bedlah Sew Along” me he propuesto utilizar la mayor cantidad de materiales disponibles entre los que se encuentran en mi casa, en otras palabras, he decidido comprar lo menos posible.

More to upcycle, es decir, más materiales.


Dado que el bedlah será negro, he buscado en mi pila de ropa para reciclar alguna pieza que me pudiera servir. Encontré un traje de cuando vivía en climas más septentrionales y que tiene una falda que podría usar, pero que además cuenta con diez botones forrados que pienso utilizar. También encontré una blusa halter con diseños en pedrería que no tienen desperdicios. Por último, una falta asimétrica que me queda muy ajustada y que junto a los pañuelos de monedas proporcionarán toda la tela que pienso utilizar.

Trims, es decir, más materiales.


Para adornar encontré dos tipos de cintas plateadas, una que nunca utilicé y otra que supongo que sobró de otro proyecto porque está picada y no recuerdo el porqué.

Beads and sequins, es decir, más materiales.


Por otro lado, cuento con piedras, cuentas y mostacillas de varios tamaños. Sé que hay canutillos por ahí, pero no los encuentro. Tengo un paquete de lentejuelas plateadas, pero creo que tendré que comprar más.

Coins, es decir, más materiales.


Ha encontrado monedas de dos tamaños diferentes, pero de los mismos diseños que las de los pañuelos. No tengo idea de para qué las compré, pero me alegro porque ahora me sirven para este proyecto. De esta forma, podré sustituir las monedas que se encuentran en mal estado en el pañuelo turco.

Threads, es decir, más materiales.


Hasta ahora, lo único que he comprador, además del pañuelo chino y de alguno que otro material de costura, han sido tres madejas de hilos especiales para bordar que, para ser honesta, no sé si utilizaré. De todos modos, me servirán para otros proyectos.

Recycling, es decir, más materiales.


Recientemente se me ha roto un collar que usaba con frecuencia y decidí incluirlo como parte de los materiales. Se me ha ocurrido utilizarlo para un medallón, posiblemente para el fajín.

Continuaré buscando materiales, pero ya tengo lo que necesito. De todos modos, para una lista más exhaustiva se puede consultar la entrada “Coin Wrap to Bedlah Sew Along Introduction and Task 1” en el blog de Naima. Ahora que he reunido tanto material puedo, a partir de ellos, dibujar el diseño.

De por qué no vuelvo a comprar un bedlah profesional

Mi primer bedlah fue modelo egipcio profesional que le compré a mi maestra. Seleccioné este estilo por su brillo y porque me gustaron sus tonos rojos. Ese es el color que mejor me sienta, tanto así que de ese color fue mi traje de bodas.

Pattern, que no vuelvo a encontrar.
Detalle del diseño de mi traje de bodas

Originalmente, todo el conjunto consistía en el sostén y el fajín bordados en piedras; el velo y la falda circular en georgette vino; y mangas y tocado tipo turbante en velour vino más oscuro. Los problemas con los que me encontré cuando lo tuve todo en mi casa fueron que el sostén y el fajín eran demasiado grandes, que el velo está adornado con mostacillas y lentejuelas, por lo que pesa mucho, y que las mangas y el tocado estaban adornados con monedas y piedras que no combinaban con el reto del conjunto. ¿Cómo resolví cada problema?

Bedlah egipcio con falda circular
Solo falta el velo

Le pagué a una modista para que arreglara el sostén y el fajín, ya que lo intenté por mí misma y fue un desastre. Al momento, no era consciente de los retos que implicaban arreglar un bedlah egipcio. Pero fue mejor porque la modista hizo lo que me pareció un buen trabajo. En el sostén eliminó buena parte de los flecos que colgaban del mismo, lo que ayuda a alargar el torso y reducir visualmente la cintura. El único problema es que arregló el fajín sin darle opción a qué hacer si subo de peso. Y he subido desde entonces.

El velo sigue ahí sin haberse usado nunca. En cuanto a las mangas y el tocado, pagué adicional para que la modista les añadiera piedras del sostén y del fajín y así combinar todo el conjunto de alguna manera. A la larga, terminé por eliminar absolutamente todas las piedras y monedas.

Detalle del trabajo en pedrería
No hay dinero en el mundo que me convenza
de hacer un trabajo así

Este conjunto siempre me ha traído elogios, entonces, ¿por qué no vuelvo a comprar un bedlah profesional? Primero, porque para empezar no debí haberlo comprado dado que apenas lo uso. Ni fui, ni soy, ni seré profesional y para mis necesidades pude haberme confeccionado un vestuario más modesto. Segundo, aunque no era costoso como otros que venden por ahí, terminé pagando a una modista para que hiciera ajustes con los que no estuve completamente satisfecha a pesar de que hizo un buen trabajo. Tercero, si me decido a revenderlo no podré sacarle mucho dinero porque quien lo compre deberá invertir tiempo y dinero en arreglarlo. Y, por último, pude haberlo hecho yo misma. En aquel momento, carecía de la confianza en mis habilidades de costurera, por lo que me privé de la experiencia de confeccionar mi propio bedlah, error que no he vuelto a cometer.

Traje saidi azul
Nadie me creería lo que pagué por él…
y nunca lo he usado

Por cierto, años más tarde adquirí un vestido estilo saidi muy hermoso, pero que nunca he usado. No habrá forma de poder revenderlo y recuperar la inversión. Este traje es otro de los motivos por los que he decidido no volver a comprar un bedlah profesional. No me parece prudente invertir dinero en un vestuario que no se usará lo suficiente como para justificar el gasto por lindo que sea. 

Así que no dejo de preguntarme si compro los trajes y no los uso, ¿no será mejor simplemente hacerlos?

Para más información sobre los temas de esta entrada:

  • Dahlal, “Fitting a Belly Dance Costume ‘Off the Rack’”, Oriental Dancer.net [enlace eliminado].
  • Dawn “Davina” Devine, “Every (American) Dancer Needs a Red Dress”, Davina’s Costumer’s Notes [enlace eliminado].
  • Michelle, “Tailoring an Off-the-Shelf-Costume”, Farfesha Belly Dance.

De pañuelo de monedas a bedlah, una introducción

Siempre quise poseer bedlah negro. También uno de monedas. Además tengo pañuelos de monedas que no utilizo y no sé qué hacer con ellos. ¿Cómo resuelvo estos tres dilemas? Fácil, me confecciono un bedlah negro con monedas que provengan de un par de dichos pañuelos.

Hace poco más de un mes me tropecé con el interesante blog de Naima. El hecho no debería sorprender a los que saben que me la paso buscando ideas para confeccionar bedlahs. Es cierto que llevo tiempo sin tomar clases formalmente o sin presentarme en público, sin embargo, lo hago porque no pierdo la esperanza de regresar a la danza oriental.

Entre los proyectos de Naima está el “Coin Wrap to Bedlah Sew Along” que consiste en transformar un par de pañuelos de monedas en un bedlah. Como parece que se trata de la respuesta a mis súplicas, he decidido intentarlo también.

bedlah en naimasbellydanceblog.blogspot.com
Aspiro a que me quede así de espectacular

A partir de la experiencia de Naima he decidido reciclar mi pañuelo negro que es el que está en peor estado y el que no podría revender. Me lo vendieron como si fuera turco y la verdad es que no tengo por qué dudarlo. Las monedas cuelgan de triángulos tejidos que a su vez están colocados sobre una tela que imita el terciopelo.

Upcyclable hip scarves
Pañuelos viejo y nuevo compartiendo alegremente

Sin embargo, para este proyecto se necesitan dos pañuelos, así que compré uno baratísimo del que no me queda la más mínima duda de que es chino. Las monedas de ambos pañuelos tienes diseños diferentes y distintas intensidades de brillo, pero espero que no se note cuando termine de coser.

ECU
Diferentes tipos de monedas

La diferencia sustancial entre mi proyecto y el de Naima es que he decidido alterar el orden de las tareas que ella estableció, dado que prefiero forrar el sostén y el fajín primero antes de decorarlos. Así que la lista de tareas será la siguiente:

  1. Creación de diseño y reunión de materiales
  2. Construcción de la base del sostén
  3. Cubrir el sostén con tela
  4. Diseñar el patrón del fajín
  5. Construir la base del fajín
  6. Cubrir la base del fajín con tela
  7. Cortar los pañuelos de moneda, verificar la distribución y el diseño
  8. Decorar el sostén
  9. Decorar y añadir los manguillos
  10. Decorar el fajín
  11. Forrar, añadir cierres y completar el sostén
  12. Forrar, añadir cierres y completar el fajín

En un mundo ideal me tomaría una semana completar cada tarea, por lo que en tres meses ya tendría un bedlah nuevo. Sin embargo, lo dudo mucho debido a que a Naima le tomó siete meses terminar el suyo y a que llevo desde el 2 de septiembre solamente tratando de concluir con la primera tarea. Así que me espera un largo camino por recorrer.

Para otras ideas relacionadas:

  • Kiyaana, “Pink Paillete Retro Bellydance Costume”, Kiyaana Belly Dance Performer. (Primero de una serie de artículos dedicados a transformar pañuelos de lentejuelas y monedas en un bedlah.) 
  • Liz, “Vintage Style Black and Silver Bedlah”, The Costume Rack. (Comentario sobre la construcción de un atuendo negro y plateado, inspirado en los de la época de oro.)
  • Ozma, “Farasha’s Coins”, Ozma’s Costumes. (Construcción de un vestido con monedas asiáticas.)
  • Ozma, “Silver Coins”, Ozma’s Costumes. (Reciclaje de un vestido de monedas plateadas.)

Sobre el bedlah

Me llamo Amaranta y soy adicta a confeccionar bedlahs, es decir, a construir el conjunto, atuendo o vestuario típico que usa una bailarina de danza oriental.

Bedlah egipcio con falda circular
Ejemplo 1: típico bedlah egipcio con falda circular

Por lo general, un bedlah consiste en un sostén o sujetador, un fajín o cinturón, una falda y accesorios varios para la cabeza, brazos, manos, cuello, tobillos o cualquier otra parte del cuerpo que lo amerite. Según Aleenah, en su trabajo “Bellydance Unveiled: A Brief History”, el bedlah es una creación del Hollywood de principios del siglo XX, inspirada en el vodevil europeo que más tarde se adoptó en Egipto y en otros países arabizados.

Bedlah con falda trompeta
Ejemplo 2: con falda trompeta

Como por ahí se acerca la construcción de uno (o una, honestamente desconozco el género de la palabra), quisiera establecer la terminología que usaré para referirme a sus partes principales:

  • sostén: en español también se conoce como sujetador y en inglés es brassier o bra.
  • fajín: en español también se conoce como cinturón y en inglés es belt o girdle.
  • falda: en español también se conoce como pollera y en inglés es skirt.

Por lo general, para confeccionar un bedlah solo necesito instrumentos de costura, dado que la mayor parte del trabajo lo hago a mano; buenas telas porque esos trajes con intrincados trabajos de pedrería son muy bonitos, pero difíciles de hacer y consumen mucho tiempo, por lo que tiendo a usar una buena tela que tenga su propio brillo como el terciopelo (o su versión más barata, el velour, que es mucho más fácil de trabajar), el satén (sobre todo, el elástico), los damasquinados, etc.; y, por último, tener una idea clara de lo que quiere hacer, por lo que es fundamental dibujar un diseño que, aunque no es una camisa de fuerza, sirve de guía para no improvisar a lo loco.

Bedlah con falda recta
Ejemplo 3: con falda recta

Para el diseño, me inspiro de muchas formas: los trajes que usan otras bailarinas, fotografías antiguas, el vestuario de alguna película y, principalmente, las mismas telas. Si uso fotos o vídeos de otras bailarinas, lo mismo del presente como del pasado, trato de no imitar exactamente lo que veo. Esos trajes más bien me dan una idea de adónde quiero llegar, es decir, no plagio, sino que parafraseo. Opino que los bedlahs que son copias de los de otras bailarinas carecen de encanto y son tan plagios como bailar la coreografía de otra bailarina o coreógrafo y hacerla pasar como propia.

Bedlah con pantalón
Ejemplo 4: con pantalón

La mayoría de los bedlahs que aparecerán en este blog son apropiados para estudiantes y no tienen el propósito de usarse a nivel profesional, sino en recitales o haflas (tampoco me pregunten el género de esta palabra). Es cierto que muchas bailarinas profesionales usan modelos exclusivos, pero la mayoría de las veces cuentan con una modista que interpreta sus diseños y las que confeccionan un vestuario que luce profesional, tienen años de experiencia.

P.D.: Soy consciente de que solo poseo un bedlah profesional y de que lo multiplico cambiándole la falda. No pienso comprarme otro porque prefiero construirme uno.

Para más información sobre el tema:

El pañuelo de monedas… sin monedas

Cinturón de monedas sin monedas.

El primer proyecto relacionado con la danza oriental que realicé fue un pañuelo de monedas, sash o caderín, pero sin monedas. Me parece muy irónico, ya que hace tiempo que los dejé de usar porque creo que son innecesariamente ruidosos.

Para hacerlo, utilicé las instrucciones de Dina Lydia que aparecen en su libro Easy Costume for Bellydancers. Es muy sencillo: a un triángulo de tela, se le cosen don bandas para amarrar y, luego, se adorna como se desee.

Cinturón sin monedas.

Como se trataba de mi primer proyecto y siempre lo vi como una prueba, utilicé una tela de poliéster viejísima que mi madre conservaba desde finales de los 70. Me pareció apropiada porque no es transparente, tiene cierto peso, un poquitín de brillo y un diseño bonito.

Primero, tracé el patrón según las instrucciones de Dina Lydia. Después, corté la tela. La costura fue muy sencilla, ya que escogí un diseño triangular para hacer puntadas rectas. Cosí las muescas, junté a máquina las bandas, añadí la decoración y tomé el ruedo alrededor de todo el cinturón. En la parte de arriba, añadí a mano una cinta que funciona a modo de cubrefaltas.

Cinturón sin monedas

La cinta ya venía con ese diseño, por lo que no tuve que usar monedas. Por lo general, tengo que ir por ahí recogiendo lentejuelas y canutillos porque se caen con frecuencia, debido a que la calidad del trabajo no es la mejor. Aún así, para este tipo de proyecto, no está mal. Descubrí que para un trabajo más serio, como un bedlah profesional, este tipo de cinta no es apropiada.

Para más proyectos relacionados: