Ficha bibliográfica del libro Baby boom en el Paraíso / Hombres en escabeche: teatro, de Ana Istarú

Baby boom en el Paraíso / Hombres en escabeche, de Ana Istarú

Un día en el que me encontraba aburrida decidí leerme este libro que había adquirido cuando la autora visitó Puerto Rico en abril de 2009. No había tenido tiempo de hacerlo y pienso que lo leí justo cuando debía hacerlo.

El libro consta de las dos obras de teatro que le dan título. “Baby boom en el Paraíso” es un monólogo comiquísimo sobre las aventuras de Ariana en su camino hacia la maternidad. La comicidad radica en que la mayoría de las situaciones por las que ella pasa son fácilmente identificables, ya que hemos sido testigos de ellas o las hemos vivido. Desde la suegra metiche, empeñada en que el bebé será el varón al que le pondrá los nombres que no les puso a sus hijos, hasta la enfermera curada de espanto que parece insensible, pero que hace su trabajo con una eficiencia pasmosa.

“Hombres en escabeche”, por otro lado, es una pieza de un acto que tiene la capacidad de convertirse en dos actos. Presenta la historia de Alicia, una típica mujer, y sus experiencias con los hombres que van desde su hermano Andrés, un padre que la llama por el nombre de su amante de turno y una variedad de hombres estereotípicos. He ahí la maestría de Istarú. Sus personajes son convincentes a pesar de que son estereotipos, ya que los utiliza a su favor. Todos nos hemos encontrado con la variedad de novios como los de Alicia: el que no quiere ningún tipo de compromiso o atadura; el que se preocupa por trepar y quiere un trofeo, virgen además, que le ayude en su empresa; el amante perfecto que a la hora de la verdad no es capaz de asumir su responsabilidad.

Al final, llega el hombre indicado, pero por poco lo deja ir, al no reconocerlo. Todos hemos pasado por eso. Me parece que ese es otro acierto de Istarú: presenta situaciones y personajes con los que su público se puede identificar. Además, le añade comedia y ahí está la receta ideal para una buena obra de teatro.

No pude evitar que una de estas obras hiciera su debut en mi salón de clases y no dudo que la otra lo haga en el futuro. No podía dejar pasar la oportunidad, ya que ambas son entretenidas, lo que las hace material perfecto para que los estudiantes se interesen en leerlas. Ha sido así cómo he encontrado buena parte de los textos que enseño. Son el producto de mis lecturas de solaz. Supongo que si a mí me gustaron, a mis estudiantes también.

Deja un comentario