Avenas frías al estilo hispanoamericano.

Avena fría al estilo hispanoamericano

En estos últimos meses me he vuelto adicta a una receta que encontré en Pinterest y ha resultado mejor de lo que jamás me hubiera imaginado. Se trata de una avena fría o refrigerada. La preparo la noche anterior y por la mañana solo me sirvo mi porción y listo. Con el calor que ha estado haciendo últimamente, ha resultado la mejor opción para el desayuno.

(c) Monica Matheny, The Yummy Life
Receta básica de The Yummy Life

Hay varias recetas por ahí, pero las dos que más me gustan son las de Monica de The Yummy Life y de Christie Ellis de Pepper Lynn. Básicamente solo se necesita avena, semillas de chia, yogur (preferiblemente griego) y leche de cualquier tipo (vaca, almendra, arroz, coco o cualquier líquido, en realidad). A esa receta básica se le añade el sabor por medio de mermeladas, jaleas, frutas, miel, jarabes o lo que se encuentre.

Como la receta permite la experimentación, he hecho mis propias versiones con sabores más hispanoamericanos: tradicional, piña colada y crema de avellanas y chocolate.

Avena fría con sabor tradicional.


La tradicional consiste en añadir vainilla (o utilizar yogur con sabor a vainilla) y azúcar (prefiero jarabe de arce) a la receta básica y espolvorearle canela a la hora de servir. Para hacerlo aún más hispanoamericano, se le puede añadir un poco de quinua cocida antes de refrigerar.

Avena fría con sabor a piña colada.


Para la de piña colada utilizo una de tres variantes: leche de coco y trozos de piña, leche de coco y yogur con sabor a piña o una mezcla de leche de coco y jugo de piña. Como quiera sabe bien. Acostumbro a decorarla con coco rallado. (Monica también creó su propia versión)

Avena fría con sabor a crema de avellanas y chocolate.


La de crema de avellanas y chocolate es un pecado mortal y solo la preparo de vez en cuando no solo por las calorías, sino porque soy la única en la casa que la come con gusto. Para prepararla solo añado un poco de vainilla (o uso yogur con sabor a vainilla), y una cucharada generosa de crema de avellanas y chocolate, pero solo uso la marca original, no acepto sustitutos. A esta me gusta añadirle granola para servirla.

Aún ando buscando la forma de crear la versión de piña-guayaba, pero esa me ha eludido. Tan pronto lo consiga, les dejo saber.

Deja un comentario