Archivo del Autor: Maite Ramos Ortiz

Acerca de Maite Ramos Ortiz

Bloguera, tuitera y profesora universitaria, no necesariamente en ese orden. Más información en .

Té de mimosa con torre Eiffel

Té de mimosa

Hace algún tiempo descubrí que Argo Tea tiene una versión de mimosa a base de té. Pensé que estudiando las notas del chef podría llegar a un sabor bastante cercano. Sabía que no sería idéntico, pero de que lo intentaría, lo intentaría. Tendría mi propia versión de té de mimosa.Jasmine TeaMosa Chef's Notes

El resultado está a continuación. Se trata de una versión abstemia. El té de jazmín a usarse es una mezcla de té verde y flor de jazmín, pero también se consigue una versión con té blanco.

Ingredientes

Ingredientes para el té de mimosa

  • 4 a 6 bolsas o cucharaditas de té de jazmín
  • 3 tazas de agua hirviendo
  • 2 onzas de agua carbonatada
  • Zumo de una china o naranja
  • Endulzante a gusto
  • Hielo picado

Procedimiento

  1. Hervir el agua entre 160 a 180 ºF (unos 86 ºC). Retirar del fuego.
  2. Té de jazmín en infusiónPoner las bolsas de té o las cucharaditas de hoja suelta en un infusor y deja en infusión de 1 a 2 minutos.
  3. Retira las bolsas o el infusor. Verter el té en una jarra y añadir el endulzante.
  4. Colocar en la nevera hasta que enfríe.
  5. Verter 6 oz del té en vasos con hielo picado.
  6. Extrayendo el jugo de chinaIncorporar el jugo de china.
  7. Añadir 2 oz de agua carbonatada a cada vaso.
  8. Adornar con pedazos de fresa o rodajas de china.

Si se prefiere la versión alcohólica, se puede sustituir el agua carbonatada por champaña. Nunca lo he intentado, deber saber bueno.

Té de mimosa listo para beber

Ahora que se acerca el calor, esta es una alternativa refrescante y diferente para combatirlo.

Cartel de Di lo que quieres decir 2016 donde se publicó Luto

Luto

Límite absurdo
de las fuerzas vitales
que el dolor toca.

Un estallido
violento destruye alma
y corazón.

Tiempo sombrío
triste y lúgubre es este
el del sino arduo.

Opaca angustia
Congoja que acarrea
la soledad.

Siglema publicado en Di lo que quieres decir 2016: Antología de siglemas 575. Edición de Patricia Schaefer Röder. Ediciones Scriba NYC, 2016. El libro está disponible para la venta en este enlace.

¿Quieres iniciar un blog? Piénsalo dos veces

De seguro, eres de las que se ha propuesto iniciar un blog para el 2018. Mi consejo principal es: Piénsalo dos veces. No quiero decir que no lo hagas, pero si te decides, debes estar segurísima de tu decisión.

Maquinilla portátil que no es buena para iniciar un blog

Procura tener un equipo más actualizado.

Bloguear tiene muchas satisfacciones, pero tomará tiempo de tus actividades. Por eso, en entradas futuras daré consejos que te ayudarán en esta empresa. Por lo pronto, trabajemos con lo más importante: escoger un tema.

Parece irónico que quien posee un blog personal, el colmo de lo ecléctico, recomiende que escojas un tema. Sin embargo, creo que esta es la sugerencia más importante y, por eso, quise empezar por ella.

Los blogs dedicados a un tema específico tienen mayores lectores. Además, si te interesa monetizar el blog, el que sea dedicado facilita que las marcas lo identifiquen y quieran hacer negocio contigo.

Lista para elucubrar ideas perdidas

Ahora está mejor…

Pero no puede ser un tema cualquiera, debe apasionarte y del que puedas hablar por años. Leíste bien, años. Monetizar un blog, establecer tu reputación como bloguera y comenzar a hacer negocios con las marcas no se logra de la noche a la mañana. Por otro lado, una vez logras monetizar, no vale la pena abandonar el proyecto.

Esa es la razón por la que insisto que debes pensarlo dos veces antes de iniciar un blog.

Y ya que estamos hablando de iniciar un blog, déjame darte un consejo adicional: Medita bien el nombre que le pondrás. Todo se reduce a tres opciones:

  1. El tema del blog. Este ofrece la ventaja que desde el título les indica a los lectores de qué trata el blog. Alguna vez tuve uno de reseñas de libros titulado La Biblioteca de Amaranta. Quienquiera que entrara encontraría posts dedicados a libros. Por otra parte, procura que el nombre esté disponible en la plataforma que alojará tu blog y como dominio, por si decides comprarlo más adelante. Por último, asegúrate que no sea muy largo. Hay que reconocer que el título de mi antiguo blog era demasiado.
  2. Tu nombre propio. Este tiene la ventaja de que asocia tu persona al blog. Si en el futuro se pretende comprar el dominio, esa es una opción. Uno de los errores que cometí a la hora de comprar el dominio de este blog fue no usar mi nombre. Es cierto que maiteramosortiz.com es largo y maiteramos.com lo posee una escritora de libros de autoayuda, nada que ver conmigo. Sin embargo, debí haber optado comprar la primera opción. Ahora que planifico dedicarle más tiempo a mi etapa de escritora, hubiera sido perfecto. No cometas el mismo error.
  3. Una mezcla. Esta opción salomónica funciona en la mayoría de los casos. He creado una serie de títulos como ejemplos: Las Recetas de Maite, Maite y sus Tejidos, Costura con Maite y Maite y el Cuento. Está claro que un cambio de tema haría el título contradictorio.

Puedo hablar de mucho, pero para eso estarán las próximas entradas. Por lo pronto, te recuerdo que si deseas iniciar un blog, piénsalo dos veces.

Ficha All the King's Men

All the King’s Men, de Robert Penn Warren

¿Cómo comenzar la reseña de una novela como esta? La leí por primera vez para una clase de inglés durante el bachillerato hace décadas. Lo cierto es que no recordaba nada de ella y hay una buena razón: All the King’s Men, de Robert Penn Warren, es aburrida.

Leer una novela aburrida no es una proeza. Muchos nos hemos echado al cuerpo a María de Jorge Isaac, o La peregrinación de Bayoán, de Eugenio María de Hostos. Sin embargo, All the King’s Men es otro tipo de aburrimiento. Es del tipo que absorbe gracias a sus técnicas narrativas.

Robert Penn Warren

Solo lo he leído dos veces y ya se me rompió.

De por sí la historia es compleja. Jack Burden narra el ascenso y caída de Willie Stark en la política de un estado sureño carente de nombre. Parece sencillo, pero a estos dos personajes les acompaña un número considerable de personajes cuyas vidas se cruzan para bien o para mal del protagonista. Y ahí radica la primera genialidad de texto: ¿quién rayos lo protagoniza?

“Jack Burden narra la historia de Willie Stark”, así que Willie es el protagonista. Es el personaje cuyas acciones desencadenan todos los conflictos y cuya evolución de bobo del pueblo a político corrupto es más que evidente. “Jack Burden usa la historia de Willie Stark para contar la suya” también es una aseveración válida. El propio Burden dice que la historia de Willie es la suya. Ambos personajes crean una relación de codependencia fascinante para un sicólogo.

¿Quién es el protagonista? En mi opinión, Jack. Su evolución es más lenta y hasta incompleta, pero muchos de sus actos, o lo que no hace, mueven la acción.

Por otro lado, Warren utiliza una buena cantidad de técnicas narrativas como el desorden cronológico y la retrospección, pero sobresalen los flujos de conciencia. Jack acostumbra a cuestionar, a pensar, a analizar todo a su alrededor. Y aun así, los sucesos y las personas lo pueden tomar por sorpresa.

Me parece que All the King’s Men debería ser lectura obligatoria para todo aquel interesado en la escritura creativa. El uso de las técnicas narrativas de Warren compensa cualquier parte aburrida de la novela.

Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica

Rockhouse Hotel - Negril, Jamaica - Jon Lee Clark

Imagen idílica de Jamaica por Jon Lee Clark

Una vez estuve dispuesta a mudarme a Jamaica. Sola, ahí está el detalle. Tampoco que fuera la primera vez que, por motivos de trabajo considerara mudarme a otro sitio sin Wu Siumán. Ahora, ni pensarlo

La precariedad laboral en la que he estado sumergida hace años, me ha llevado a buscar trabajo donde sea. No solo a mí, a Wu Siumán también. Arabia Saudita, Corea del Sur y la Antártica no parecían buenas ideas, pero él sigue buscando un lugar donde podamos ir los dos.

Yo he buscado opciones en Puerto Rico o lo más cerca posible. Por eso estuve dispuesta a mudarme a Jamaica.

He tenido entrevistas de trabajo en instituciones muy lejos de la zona de Caguas. De haber obtenido alguno de esos trabajos, de seguro hubiera tenido que hospedarme. Pero por mi maldición de ser casi ganadora: era muy buena para entrevistar, muy mala para darme una oferta de empleo.

Ese no fue el caso de Jamaica. Ni siquiera me llamaron. Me hubiera gustado muchísimo haber tenido esa experiencia. Allá hubiera pasado exactamente la misma precariedad laboral que vivo acá. El sueldo era irrisorio, apenas daba para pagar un hospedaje. Sin embargo, estaba dispuesta a mudarme por un año académico. Trabajar en un sistema tan distinto con estudiantes que no son hispanohablantes hubiera sido magnífico.

Pero la vida es así.

Ahora, buscar trabajo con el internet limitado es difícil para Wu Siumán y para mí. Y después de María ninguno está dispuesto a mudarse a ningún lugar del planeta sin el otro. Ni siquiera a Jamaica.