Archivo del Autor: Maite Ramos Ortiz

Acerca de Maite Ramos Ortiz

Bloguera, tuitera y profesora universitaria, no necesariamente en ese orden.

Más información en .

Ficha de The Giver

The Giver, de Lois Lowry

The Giver, de Lois Lowry, es la primera novela de una tetralogía. La escogí porque, según el reto mensual de lectura, en julio toca leer una novela protagonizada por un niño y ese es el caso de este texto, protagonizado por Jonas, un preadolescente de 12 años.

La sociedad en la que vive, aparenta ser perfecta: no existen los sentimientos por lo que no hay ni amor ni odio, el lenguaje es claro y preciso, las relaciones familiares están determinadas por un ente externo, por lo que no hay nacimientos ni muertes y a los doce años los ancianos determinan el destino laboral de cada individuo. Toda una pesadilla distópica, basada en el olvido.

Contrario a sus compañeros, a quienes se les asignaron tareas corrientes, a Jonas se le asignó ser el receptor de la memoria de la comunidad que conserva una sola persona, el dador del título. A partir de ese momento, la vida de Jonas cambia, sobre todo, con la presencia de Gabriel, un bebé bajo el cuidado de su padre.

The Giver está dividida en 23 capítulos, en los cuales se le presta más atención a la evolución sicológica de Jonas que a la creación del mundo futurístico a lo que le dedica lo necesario para que el lector entienda esta sociedad. En este sentido, se trata de lo que se conoce como ciencia ficción “soft” (a veces traducida como blanda y otras como suave). También se clasifica como literatura juvenil.

¿Cómo se puede vivir en una sociedad que ha olvidado su pasado? Ese planteamiento es fácil de imaginar porque vivimos en una sociedad hedonista muy dada a carecer de memoria histórica. Sin embargo, el planteamiento más importante de la novela radica en el libre albedrío. En The Giver, el olvido implica la renuncia a la capacidad de elegir individualmente y ese es el conflicto principal de Jonas.

La lectura, que es entretenida, se puede disfrutar independientemente de la edad del lector. Me atrevo a asegurar que mientras más experiencia, más posibilidades surgen de la novela.

 

Foto de los retos de lectura

Sobre los retos de lectura del 2017

En el 2017 me dispuse a cumplir con dos retos de lectura. Luego, llegó María. Contrario a lo esperado, me ha ayudado a cumplirlos

Reto del tarro de libros

Allá para el 2014 inicié un reto en el que escribí los títulos de 198 libros y luego coloqué los papelitos en un tarro. Desde entonces la lectura ha sido lenta. María me proporcionó el tiempo suficiente para terminar un mamotreto de miles de páginas (que no me arrepiento de haber leído y en circunstancias normales me hubiera tomado más tiempo completar). A partir de ahí, el tarro ha producido el título de una novela tras otra. Y yo feliz. Parece que este año será cuando más libros lea para este reto.

Reto de lectura de 2017

En enero de este año anuncié que llevaría a cabo un reto de lectura mensual para el cual escogería libros breves. No siempre cumplí en cuanto a brevedad, pero sí en lo relacionado con la lectura. Ni Irma ni María han impedido que cumpla con este reto. Incluso he seguido el tema sugerido para cada mes con cierta rigidez. El único mes en el que planeo hacer un cambio es diciembre.

Ahora

En Elucubrando se publicarán las reseñas de los libros leídos hasta la fecha en el reto mensual. Algunas ya estaban escritas desde antes de la visita de Irma. Ahora ya se podrán publicar.

Mientras tanto, continuaré leyendo sin que me detengan.

Un mosquito

Mitos: Diez consejos para evitar las picaduras

Desde la visita de María, los moquitos se han organizado para tomar el país. Creo que están logrando, porque en realidad se trata de mosquitas. Por otra parte, el humano, siguiendo su instinto de supervivencia, ha creado técnicas para evitar las picaduras. Todas son mitos.

El internet está lleno de consejos. Tomemos por ejemplo el artículo Diez consejos para evitar las picaduras, publicado por EfeSalud.com. Someteré cada uno a un riguroso procedimiento científico, es decir, a mi propia experiencia.

Evitar las áreas donde los insectos tienen sus nidos o adonde acuden: En otras palabras, cava un hoyo en la tierra y entiérrate. Las mosquitas que conozco no tienen límites territoriales a la hora de atacar. De hecho, cualquier lugar es bueno: el cuarto, la cocina, el balcón, la marquesina, el patio, el baño, el carro…

Intentar no salir, en la medida de lo posible, entre el anochecer y el amanecer: Aparte del problema de redacción (debería decir: “durante el anochecer o el amanecer”), las mosquitas tampoco tienen horario. Que prefieran el amanecer y el anochecer no significa que sean incapaces de organizar un ejército numeroso en cualquier otro momento.

No utilizar colonias que desprendan olores dulces, ni jabones con perfumes o aerosoles para el pelo: Ni aun sin usar perfume o colonia, no importa. A la mosquita no le interesa cómo huelas, sino tu sangre. Se puede ser inodoro o multiodoro y la picada viene porque viene.

Mantener una correcta higiene corporal: Una ducha, dos o ninguna. Sudar mucho, poco o nada. No importa. Otra vez, lo importante es que la víctima posea sangre en el cuerpo.

Usar ropa que cubra la piel: Eso de cubrirse de pies a cabeza no funciona en el Trópico. De todos modos, las mosquitas caribeñas pican a través de la ropa. Tampoco importa mucho el color de la ropa. La ventaja de vestir de blanco es que son más fáciles de distinguir. A la hora de picar, las mosquitas son daltónicas.

Sacudir la ropa antes de usarla: Buen consejo, aunque no sirve de nada. Las mosquitas son vengativas y esperarán la oportunidad de picar a quien trata de deshacerse de ellas y lo harán con furia y certeza. Lo sé.

Dejar la luz apagada si tenemos la ventana abierta: ¿Me puedo reír? Eso solo funciona parcialmente de noche. Ni siquiera si la ventana tiene escrines se evitará que entren en masa y ataquen.

Emplear mosquiteras para la cama o cuna fijándolas bajo el colchón y asegurándonos de que no estén rotas: Debo confesar que he tenido problemas para conseguir un mosquitero y no he tenido experiencia reciente con uno. Recuerdo dos detalles de cuando los usé de niña: la tela parecía atraer las mosquitas y como quiera se colaban cuando salía de o entraba a la cama. (De todos modos, seguiré a la búsqueda de uno).

Seguir estrictamente las recomendaciones sobre el modo de aplicación y la frecuencia de empleo al usar los repelentes de mosquitos: Buena suerte con eso. Las mosquitas boricuas han mutado tanto que son inmunes a cualquier repelente o insecticida.

Consultar al farmacéutico sobre el tratamiento más adecuado: Y de seguro recomienda un tratamiento natural. No sirven. He intentado varios: inciensos, velas, aceites esenciales, limón y alguno que otro. Nada. El limón es el peor porque atrae mimes.

En conclusión, las mosquitas están organizadas y listas para tomar el país. Se han preparado para ello y nada que hagan los humanos las detendrá. Solo espero que cuando derroquen el gobierno, sean mejores en el asunto que el gobernador de turno.

Adicta a las bebidas frías: Una confesión

YO: Buenas noches. Me llamo Maite…

REUNIÓN: Hola, Maite.

YO: Y soy adicta a las bebidas frías.

REUNIÓN:

Gasps in Spanish

YO: Me di cuenta por culpa de María. Verán: Llevábamos varios días sin electricidad y bebía agua a temperatura ambiente o bebidas templadas. Una tarde, después de hacer una fila, entré a una formación y me dirigí a las neveras. Lo que pasó fue muy vergonzoso.

VOCES VARIAS: “¡Oh no!”, “Me imagino”, “Acaba y cuenta”, “Ay, bendito, pobrecita”, “¡Quién la manda!”, “Lo que sea no me lo creo”, “Jum”…

YO: Allí estaba: Una botella plástica, llena de una bebida carbonatada, colorante y aspartame…

REUNIÓN:

Guácatelas bebidas frías

VOZ DISIDENTE: No sé cuál es el problema. Es cuestión de acostumbrarse al sabor.

YO: Se veía gloriosa. Enseguida la agarré, la abrí y comencé a beberla. Dejé que bajara por la garganta, feliz y fría, y que de allí se distribuyera a todos los rincones de mi cuerpo hasta que saliera a borbotones por los poros… Cuando abrí los ojos, me encontraba tumbada en el suelo y con una sensación de satisfacción inexplicable. Los empleados y clientes me miraban desde el disgusto a la alegría. He vuelto otras veces, pero la sensación no ha sido igual que la primera vez.

VOZ DESCARNADA: Eso no te hace adicta a las bebidas frías.

YO: Es que aún no he terminado. Entré a una sucursal de una cadena de restaurantes y, a punto de ordenar, me percato de un sonido parecido al del hielo. Mi corazón comenzó a palpitar: “¿Están sirviendo el refresco con hielo?”, dije con mal disimulada calma. “Sí”, la chica contestó con su sonrisa de trabajo. “¡Dame solo refresco! Olvídate de la comida”, le grité histérica. La pobrecita accedió asustada y me entregó el vaso con miedo. Demás está decir que se repitió la escena de la farmacia. Cuando abrí los ojos, supe que lo mío con las bebidas frías es una adicción.

VOCES VARIAS: “Yo sabía”, “Igual que yo”, “¡Dito!”, “Sí, Pepe”, “Ay, a mí me pasó lo mismo”…

VOZ DISIDENTE: Lo mío con el diesel, eso sí es adicción.

YO: Llevo una semana sin beber una bebida fría.

REUNIÓN:

Aplausos por las bebidas frías

YO: Oigan, ¿aquello que está allá atrás, junto a los sandwichitos de mezcla, es una neverita con hielo?

REUNIÓN: ¡Agárrenla! Ya pa’ qué…

Atardecer sin palomas

No son ustedes, soy yo

El martes me levanté con la sensación de que algo anda mal. No era la primera vez que lo sentía, pero fue más fuerte que en las veces anteriores. Me di cuenta de que no son ustedes, soy yo la que no está lista para reanudar las clases.

Y lo supe después de publicar la entrada anterior.

Seamos realistas

Antes de continuar, creo que lo que dije en esa entrada todavía aplica. Hay mucha improvisación en este proceso, que ahora entiendo dadas las circunstancias. La falta de electricidad, agua, internet y señal no ayuda nada. Por último, la situación personal de cada estudiante, profesor y empleado afecta la reincorporación a cierto tipo de rutina. Seamos realistas: Las universidades no están listas.

Pero yo tampoco

El problema no es mi competencia profesional. Como profesora ya sé lo qué haré, tengo preparadas algunas estrategias que incluyen consultar constantemente a los estudiantes y vislumbro cambios no solo en la manera de impartir las clases, sino en la de evaluar. Y lo más curioso es que estoy expectante ante este experimento educativo en el que me embarco gracias a las circunstancias.

Mi problema es emocional. No me gustaría decir que se trata de una recaída. Pero llevo arrastrando algo desde diciembre del año pasado y lo peor es que no sé qué es. Lo que sea se ha revolcado con María, o más bien con su secuela, con estos 50 días sin electricidad, de acostarme tan pronto oscurece, de matar mosquitos, del ficus todavía frente a la casa, de lavar a mano, de sacar escombros, de limpiar, limpiar y limpiar y que sigan apareciendo escombros.

Hay algo mal

La manifestación física más evidente ha sido una pérdida de peso constante desde diciembre pasado. Ningún intento por aumentar ha tenido éxito y los análisis médicos reflejan un excelente estado de salud.

A muchos les ha dado con decirme lo bien que me veo. Yo sé que no es cierto. No se trata de un problema de autoestima, simplemente no me siento bien. Sé que hay algo mal en mi cuerpo y lo peor es que ningún médico ha podido dar con el problema.

La otra manifestación evidente es una tos seca que me ha acompañado desde junio. Fui al médico, seguí sus instrucciones, sané por una semana y la tos regresó como si nada. Ni siquiera tratando de replicar el tratamiento se me ha quitado y los polvos del Sahara y las emanaciones de las plantas eléctricas de los vecinos han abonado a que continúe la tos.

Mis vecinos pelearon

Los vecinos de atrás, que de noche tienen la cortesía de apagar la planta, lo cual les agradezco en el alma, pelearon el martes pasado. Es la primera vez que los escucho discutir. No sé cuál fue el detonante ni las palabras exactas a pesar de los gritos: ella le recriminó por algo, él se defendió, ella malinterpretó lo que dijo, él insistió en que no fue eso lo que quiso decir, ella se encerró en un cuarto, él quería que le abriera, ella prendió el carro y se fue y él se echó a llorar. Él está pasando por una depresión. Fue de las pocas cosas que escuché con claridad.

En mi casa, la depresiva soy yo y por poco lloro hoy. No por mi vecino, aunque desde el principio de la discusión tenía el pecho apretado. Fue mucho antes y no sé por qué, pero quería llorar. Eso no es normal en mí. Por lo general sé por qué lloro. Por suerte, el ansiolítico no me lo permitió.

El martes pasado no fue un buen día, aun cuando hubo muchos momentos satisfactorios. Desde que desperté, que no es lo mismo que levantarme, tuve la sensación de que algo anda mal. Sé que se trata de más de un “algo”, pero lo más importante es que, en esos momentos, me di cuenta de que soy yo la que no estaba lista para reanudar las clases.