Libros recién paridos de una caja.

Abrí una caja y parió libros

Literalmente. Abrí una caja y parió libros.

Me encantan los libros. ¿Para qué negarlo? Me gusta cómo se ven, me gusta cómo huelen y me gusta abrirlos para descubrir las posibilidades que encierran.

I am a bookaholic and I regret nothing.

Fuente: Ria Cruz

Soy de las que comienza a leer un libro y lo termina, aunque desde la primera página sepa que no valga la pena. Yo no soy bibliófila, soy biblioadicta. Por eso mismo tengo más libros de los que puedo leer. Cada vez que compro uno, me engaño a mí misma diciéndome que ya lo leeré algún día.

Durante la mudanza, abrí una caja que no recordaba con el único propósito de averiguar qué había adentro y encontré un montón de libros que había olvidado que tenía. Algunos los había vuelto a comprar, pensando que los había regalado o algo así.

De este modo, he descubierto que las cajas pueden parir libros. Por supuesto que también se los pueden tragar. Hay unos cuanto que no tengo idea de dónde están. Supongo que los encontraré cuando abra otra caja a punto de parir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *